Ivermectina

lunes, octubre 29, 2007

Hola a todos.
Sé lo horrible que es tener rosácea y el daño a la autoestima que esta produce en quienes la padecen. De hecho, yo también la he sufrido y sé que es bastante incómoda.

Como creo casi todos conocen, hay un ácaro, el demodex folliculorum, que es quien infecta las glándulas del rostro y produce el enrojecimiento, agrandamiento de los vasos capilares y -en los casos más avanzados- la rinofima.

Mi análisis -y con resultado positivo- fue el siguiente: si es un ácaro -tal vez- el causante de la malignidad, eliminándolo podemos remitir los síntomas. Tal vez suceda que lo que poseemos todos sea una rosácea demodécica: por infección del demodex. A ello se debería el hecho por el cual quienes toman Roaccutane manifiesten mejoría: este medicamento reduce el tamaño de las gándulas sebáceas, quita alimento al ácaro y lo elimina -total o parcialmente-, reduciendo los síntomas.

Se me ocurrió pedirle a mi médico que me suministrara Ivermectina, un fármaco muy barato que se usa tanto para la cura de las ascárides y ectoparásitos (como el ácaro de la sarna).

El resultado ha sido excelente: me he curado.

Claro, ello -eventualmente- no significa que no pueda volver a infestarme con el demodex: es un ácaro que vive en los folículos pilosos de todos los seres humanos y que solamente cuando aumenta desmedidamente en número nos provoca el daño que conocemos. Tal multiplicación se da cuando nuestro nivel de góbulos blancos cae -por estrés, exceso de ejercicio físico (hago mucho deporte, lo que está bien, pero combinado con pocas horas de sueño y mucho trabajo no es muy positivo), depresión, descanso inadecuado. Asimismo, si alguien posee mascotas, creo que sería mejor -aunque nos duela- deshacernos de ellas, pues tanto los perros como los gatos son fuentes portadoras de este parásito y en cada pelo que dejan, los hay por cientos de miles. Renovar las fundas de las almohadas, sábanas y frazadas con más frecuencia que lo habitual (unas tres veces a la semana sería lo mejor), tal vez sea una solución útil.

Así que este es mi mensaje:
Prueben con la ivermectina (dos dosis con intervalos de una a dos semanas entre ellas) y, remitidos los síntomas, hagan uso de la permetrina (crema tópica al 5% cada dos semanas), para conservar los resultados. Por supuesto, no se automediquen y transmitan estas sugerencias a sus respectivos médicos.

Con mis mejores deseos para todos Ustedes, les desea todo lo bueno un amigo de Perú.

Tomás Héctor Jara Berrocal.
tomas_jara_b@yahoo.com.ar


Contador gratis